Diferenciación entre arrendamientos de vivienda y arrendamientos para usos distintos

El tema principal del Artículo 3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos es la diferenciación entre arrendamientos de vivienda y arrendamientos para usos distintos al de vivienda, como los arrendamientos de segunda residencia, temporada, locales de negocio o asimilados. La ley concede medidas de protección al arrendatario únicamente en el primer caso, donde se satisface la necesidad de vivienda permanente del individuo y su familia. En el segundo caso, se deja al libre pacto de las partes la determinación de los elementos del contrato y se establece una regulación supletoria que permite recurrir al Código Civil. Se regulan aspectos como el régimen de obligaciones de conservación y obras, el derecho de adquisición preferente y las subrogaciones mortis causa, entre otros. Se introduce una novedad en el derecho del arrendatario a ser indemnizado en casos de finalización del contrato.
alquiler vivienda y otros usos

El Preámbulo 3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos se refiere a la diferenciación entre arrendamientos de vivienda y arrendamientos para usos distintos al de vivienda.

Los arrendamientos de vivienda son aquellos en los que se satisfaga la necesidad de un lugar para vivir permanentemente por parte del arrendatario, su cónyuge o hijos dependientes.

Los arrendamientos para usos distintos al de vivienda, en cambio, son aquellos que se dediquen a satisfacer necesidades económicas, recreativas o administrativas. La ley concede medidas de protección al arrendatario únicamente en el primer caso, y en el segundo caso se deja al libre pacto de las partes la determinación de los elementos del contrato, estableciéndose una regulación supletoria que permite recurrir al Código Civil.

En el Preámbulo 3 también se regulan aspectos como el régimen de obligaciones de conservación y obras, el derecho de adquisición preferente y las subrogaciones mortis causa. Además, se introduce una novedad en el derecho del arrendatario a ser indemnizado en casos de finalización del contrato.

La ley diferencia entre arrendamientos de vivienda y arrendamientos para usos distintos al de vivienda

A continuación se presenta un listado con los aspectos importantes tratados en el Preámbulo 3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos:

  1. La ley diferencia entre arrendamientos de vivienda y arrendamientos para usos distintos al de vivienda.
  2. Se concede protección al arrendatario únicamente en el caso de arrendamientos de vivienda, donde se satisfaga la necesidad de vivienda permanente del individuo y su familia.
  3. En el caso de arrendamientos para usos distintos al de vivienda, se deja al libre pacto de las partes la determinación de los elementos del contrato y se establece una regulación supletoria que permite recurrir al Código Civil.
  4. Se regulan aspectos como el régimen de obligaciones de conservación y obras, el derecho de adquisición preferente y las subrogaciones mortis causa.
  5. Se introduce una novedad en el derecho del arrendatario a ser indemnizado en casos de finalización del contrato.

FAQs La ley diferencia entre arrendamientos de vivienda y arrendamientos para usos distintos al de vivienda.

  1. ¿Qué es un arrendamiento de vivienda?

    Un arrendamiento de vivienda es un contrato en el que se satisfaga la necesidad de un lugar para vivir permanentemente por parte del arrendatario, su cónyuge o hijos dependientes.

  2. ¿Qué es un arrendamiento para usos distintos al de vivienda?

    Un arrendamiento para usos distintos al de vivienda es un contrato en el que se dedique la vivienda a satisfacer necesidades económicas, recreativas o administrativas.

  3. ¿Qué medidas de protección se conceden al arrendatario en el caso de arrendamientos de vivienda?

    En el caso de arrendamientos de vivienda, la ley concede medidas de protección al arrendatario. Estas medidas pueden incluir aspectos como el régimen de obligaciones de conservación y obras, el derecho de adquisición preferente y las subrogaciones mortis causa.

  4. ¿Qué elementos del contrato se dejan al libre pacto de las partes en el caso de arrendamientos para usos distintos al de vivienda?

    En el caso de arrendamientos para usos distintos al de vivienda, la ley deja al libre pacto de las partes todos los elementos del contrato. Esto significa que el arrendador y el arrendatario pueden acordar libremente las condiciones del contrato, como la duración, la renta y las obligaciones de cada parte.

  5. ¿Qué novedades se introducen en la regulación de los arrendamientos para usos distintos al de vivienda?

    Una novedad introducida en la regulación de los arrendamientos para usos distintos al de vivienda es el derecho del arrendatario a ser indemnizado cuando, queriendo continuar con el arrendamiento, deba abandonar el local por el transcurso del plazo previsto. Esta indemnización se debe pagar en caso de que el arrendador o un nuevo arrendatario se puedan beneficiar de la clientela obtenida por el antiguo arrendatario, o de los gastos de traslado y perjuicios derivados del mismo.

Texto Original Preámbulo 3 de la LAU

3

La ley abandona la distinción tradicional entre arrendamientos de vivienda y arrendamientos de locales de negocio y asimilados para diferenciar entre arrendamientos de vivienda, que son aquellos dedicados a satisfacer la necesidad de vivienda permanente del arrendatario, su cónyuge o sus hijos dependientes, y arrendamientos para usos distintos al de vivienda, categoría ésta que engloba los arrendamientos de segunda residencia, los de temporada, los tradicionales de local de negocio y los asimilados a éstos.

Este nuevo categorismo se asienta en la idea de conceder medidas de protección al arrendatario sólo allí donde la finalidad del arrendamiento sea la satisfacción de la necesidad de vivienda del individuo y de su familia, pero no en otros supuestos en los que se satisfagan necesidades económicas, recreativas o administrativas.

Para ello, en la regulación de los arrendamientos para uso distinto al de vivienda, la ley opta por dejar al libre pacto de las partes todos los elementos del contrato, configurándose una regulación supletoria del libre pacto que también permite un amplio recurso al régimen del Código Civil.

Se regulan así, con carácter supletorio de la voluntad expresa de arrendador y arrendatario, el régimen de obligaciones de conservación y obras, el derecho de adquisición preferente, el de traspaso y las subrogaciones mortis causa, aunque limitadas al cónyuge e hijos del arrendatario que continúen la actividad.

Se introduce en esta regulación una novedad consistente en el derecho del arrendatario a ser indemnizado cuando, queriendo continuar con el arrendamiento, deba abandonar el local por el transcurso del plazo previsto, siempre que de alguna forma el arrendador o un nuevo arrendatario se pudiesen beneficiar de la clientela obtenida por el antiguo arrendatario, o alternativamente, de los gastos de traslado y de los perjuicios derivados del mismo, cuando el arrendatario se vea obligado a trasladar su actividad.

Artículos Anteriores de la LAU – Ley de Arrendamientos Urbanos

Total
0
Shares