Hipotecas variables o fijas

¿Hipotecas variables o fijas? Una hipoteca tiene dos tipos diferentes de tipos: fijo y variable. Cada uno de ellos tiene sus propios pros y contras, lo que significa que puede ser mejor un tipo de hipoteca que otro.
hipoteca fija o variable

Si está pensando en obtener una hipoteca para comprar una vivienda o refinanciar una ya existente, tendrá que considerar si su prestamista ofrece hipotecas variables o fijas. Ambos tipos tienen diferentes ventajas; sólo depende de tu situación personal cuál es mejor para ti.

Hipotecas a tipo fijo

Una hipoteca a tipo fijo es un préstamo en el que el tipo de interés es el mismo durante toda la duración del préstamo hipotecario. Este tipo de hipoteca no tiene el riesgo de fluctuación de los tipos que se observa en las hipotecas de tipo variable. Estos tipos suelen ser más bajos que los tipos variables, por lo que su pago mensual (es decir, la cantidad que tiene que pagar cada mes por su préstamo) también será menor. Cuando obtienes una hipoteca de tipo fijo, puedes estar seguro de que tendrás el mismo pago durante toda la duración del préstamo. Esto significa que no tendrá que preocuparse de que los tipos de interés se disparen de repente y dejen su pago fuera de juego. Una hipoteca de tipo fijo le ayuda a planificar mejor el futuro, lo que resulta especialmente útil si tiene previsto refinanciar su vivienda.

Hipotecas a tipo variable

Una hipoteca de tipo variable (ARM) es un tipo de hipoteca en la que el tipo de interés y otras condiciones del préstamo pueden cambiar con el tiempo. El importe de su pago mensual también fluctuará con estos cambios, lo que significa que es mejor obtener una hipoteca de tipo fijo si puede. En caso de que los tipos de interés bajen, puede considerar la posibilidad de cambiar a una hipoteca de tipo fijo, si es posible. Variable frente a fijo: ¿Qué es mejor? Las hipotecas de tipo fijo tienen tipos más bajos que las de tipo variable, pero no son tan flexibles. Cuando tienes una hipoteca de tipo variable, puedes refinanciar en cualquier momento para aprovechar los tipos más bajos. Sin embargo, con una hipoteca de tipo fijo, estás atrapado en un tipo de interés específico durante toda la vida del préstamo.

Ventajas de las hipotecas a tipo fijo

  • Estabilidad.
  • Las hipotecas a tipo fijo ofrecen estabilidad. Si tienes una hipoteca de tipo variable, nunca sabes cuál será tu pago mensual. Esto puede provocar una gran incertidumbre, especialmente si los tipos de interés están aumentando.
  • Mejor para la planificación.
  • Las hipotecas a tipo fijo son mejores para la planificación, ya que tienes una cantidad específica a pagar cada mes. Esto significa que puede planificar mejor su futuro, como sus fondos de jubilación.
  • Mejor para la refinanciación.
  • Las hipotecas a tipo fijo también son mejores para la refinanciación, ya que conoces el tipo de interés durante toda la vida del préstamo. Si los tipos de interés bajan y el tipo de su hipoteca se mantiene igual, puede refinanciar fácilmente para aprovechar los tipos más bajos.

Contras de las hipotecas a tipo fijo

  • Mayor coste inicial: las hipotecas a tipo fijo tienen un coste inicial. Podrías obtener un tipo de interés más bajo con una hipoteca de tipo variable, pero tendrás que tener cuidado de no quedarte atrapado en un tipo más alto cuando los tipos de interés suban.
  • Cuota mensual más alta: las hipotecas de tipo fijo tienen cuotas mensuales más bajas que las de tipo variable, pero tienen un coste inicial más alto. Por ello, es posible que necesites un pago inicial mayor o contratar un préstamo a más largo plazo para compensar el mayor coste inicial.

Ventajas de las hipotecas a tipo variable

  • Pagos mensuales más bajos: las hipotecas de tipo variable tienen pagos mensuales más bajos, ya que los tipos de interés pueden bajar. Si los tipos suben, pagará más cada mes, pero puede refinanciar para aprovechar los tipos más bajos.

Contras de las hipotecas de tipo variable

  • No hay seguridad: si los tipos suben y no puedes refinanciar, acabarás pagando más cada mes. Esto puede impedirte comprar una casa que te puedas permitir porque no sabrás cuál será tu pago.
  • No tienes ninguna garantía de cuáles serán tus pagos mensuales. Si los tipos de interés bajan, puedes refinanciar para aprovechar los tipos más bajos, pero no hay garantía de que vuelvan a subir.

Otras cosas que hay que saber antes de elegir

  • Tipo fijo frente a tipo variable.
  • Si puedes, te conviene elegir una hipoteca de tipo fijo. Las hipotecas de tipo variable sólo son buenas si los tipos bajan. Si los tipos suben, pagarás más cada mes.
  • Pago inicial.
  • Si obtienes una hipoteca de tipo fijo con un coste inicial más elevado, es posible que necesites un pago inicial mayor o un plazo de préstamo más largo para compensar el mayor coste inicial.
  • Otros costes: es posible que también tengas que pagar los honorarios del agente hipotecario, los honorarios de la tasación, el seguro del título y otros costes de liquidación.

Conclusión

Si puedes elegir entre una hipoteca de tipo fijo y una de tipo variable, elige una hipoteca de tipo fijo. Tendrá una mejor idea de sus futuros pagos mensuales y podrá estar seguro de que su tipo de interés no cambiará. Si los tipos suben, puedes refinanciar fácilmente para aprovechar los tipos más bajos. En última instancia, la decisión entre una hipoteca de tipo fijo o variable se reduce a tu situación personal. Y sea cual sea el tipo de interés que elijas, asegúrate de leer la letra pequeña para entender exactamente en qué te estás metiendo.

Total
13
Shares
Related Posts
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com