Coliving: privacidad, trabajo y ocio sin salir de casa

women using laptop on brown wooden table
Foto por Andrew Neel en Unsplash

Es una de las modalidades de vivienda en alquiler que suscita mayor interés por parte de los inversores. Importado de Silicon Valley y afianzado en las principales capitales de Europa, el coliving sigue ganando terreno en España. Veamos en qué consiste y por qué es una opción tan atractiva para las generaciones más jóvenes. 

La moda del coliving ha llegado a España. Actualmente, cada vez más personas van a la caza de este tipo de alojamiento flexible y adaptado a sus necesidades y gustos. Y es que esta tipología de activos ofrece al inquilino el equilibrio perfecto entre privacidad y vida social, con el factor añadido de poder disfrutar de una gran variedad de servicios.

coliving
Foto por Elena Rabkina en Unsplash

Para aquellos que aún desconozcan esta tendencia, el coliving consiste en alquilar un piso de dimensiones reducidas con la posibilidad de compartir el resto de espacios comunes del edificio, incluyendo, por ejemplo, zonas de trabajo, gimnasio, piscina, biblioteca, patios, terrazas o lavandería. El arrendatario cuenta con un dormitorio, una cocina y un baño propios, pero, a diferencia de un apartamento o un estudio tradicional, tiene muchas facilidades a la hora de interactuar con el resto de convivientes del bloque.

Poder aunar vida social y privada es el mayor atractivo del coliving, especialmente entre las generaciones más jóvenes y nómadas. Además, el período mínimo de alquiler puede fijarse en plazos de entre uno y tres meses, por lo que es una alternativa orientada a perfiles de inquilinos que no pueden o no se plantean comprar una vivienda o comprometerse con un alquiler a largo plazo.

¿Qué ventajas ofrece el coliving?

Este activo inspirado en el sector hotelero, con ciertas similitudes con las residencias de estudiantes y los serviced apartments, despierta cada vez más el interés de personas que buscan un alojamiento temporal. Según uno de los últimos informes de la consultora inmobiliaria JLL, este auge de la demanda tiene mucho que ver con las tres principales ventajas del coliving:

Es un tipo de arrendamiento más accesible y económico

Los gastos mensuales del alquiler incluyen mantenimiento, suministros (agua, luz, Internet de alta velocidad, pero también la suscripción a plataformas de streaming) y servicios como la limpieza semanal, que se comparten entre todas las personas que viven en el edificio. Además, el hecho de que estos inmuebles cuenten con espacios de coworking implica un ahorro de costes de transporte a la hora de desplazarse a la oficina, siempre y cuando el trabajo se pueda hacer en remoto.

Ofrece la posibilidad de socializar y hacer networking

“El coliving busca cumplir las expectativas de las nuevas generaciones target que otorgan mayor importancia a la experiencia que a poseer una propiedad”, apuntan desde JLL. En este sentido, las áreas comunes son el valor más preciado de estos inmuebles, ya que fomentan la interacción entre los inquilinos, tanto en el terreno personal como en el profesional.

Es una opción más flexible que el alquiler tradicional

Que el alquiler de estos espacios pueda ser de días, semanas o meses también es un factor que suma puntos. De hecho, un elemento relevante en el análisis de la demanda potencial para coliving realizado por JLL es el relacionado con la movilidad laboral entre provincias y por edades. “Los datos del INE muestran cómo alrededor de un 12% de los trabajadores en España han cambiado de municipio en los últimos años, siendo este porcentaje bastante superior entre los grupos de población más joven (entre 16 y 34 años), que representan más de un 25%. Estas tendencias en movilidad plantean la oportunidad del uso del coliving como una alternativa temporal”, afirman en el estudio.

De Silicon Valley al extrarradio español

Los primeros coliving surgieron en Silicon Valley, donde se asientan la mayoría de las grandes empresas tecnológicas, como respuesta a la escasez de viviendas asequibles. Esta alternativa fue muy bien acogida por las personas que llegaban a la bahía de San Francisco a trabajar y sólo necesitaban un espacio en el que poder dormir, buena conexión a Internet y la posibilidad de ampliar su red de contactos.

Años después, el coliving fue ganando terreno en Europa, especialmente en capitales como Londres, París, Ámsterdam, Dublín o Berlín. Allí, el mercado de esta tipología de activos ya está más que consolidado y está sujeto a un marco regulatorio concreto, algo que aún no ha sucedido en España. De hecho, el apetito inversor sigue presente en Madrid y Barcelona, ciudades en las que actualmente se están desarrollando grandes proyectos de coliving con previsión de apertura entre 2022 y 2023. Valencia, Sevilla o Málaga también están en el punto de mira de los promotores, gracias a su atractivo empresarial y cultural.

Aunque los núcleos urbanos continúan siendo los más demandados entre jóvenes y profesionales, a largo plazo y sobre todo tras la pandemia, en España existen grandes oportunidades para el coliving en la periferia de las grandes ciudades y en las zonas rurales del país. El principal motivo de esta tendencia, según señalan en el informe de JLL, es que estos territorios “facilitan el acceso a una mayor variedad de zonas comunes, con construcciones más eficientes, espacios más amplios y precios también más asequibles”.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *