Cómo alquilar un piso sin nómina: trucos y soluciones

alquilar piso sin nomina
Primer plano de una mujer pulsando una calculadora para revisar y resumir el coste de los préstamos hipotecarios para planes de refinanciación, concepto de estilo de vida.

En la actualidad, el alquiler de un piso es una de las principales preocupaciones para muchas personas. La crisis económica ha hecho que sea cada vez más difícil conseguir una vivienda asequible y, en ocasiones, los propietarios exigen presentar la nómina como garantía para asegurarse de que el inquilino podrá hacer frente a los pagos mensuales.

Pero ¿qué sucede si no se dispone de nómina? ¿Es posible alquilar un piso sin nómina? A continuación te explicamos cuales son las alternativas para alquilar un piso sin nómina y los requisitos necesarios para conseguirlo.

¿Es posible alquilar un piso sin nómina?

La respuesta es sí, es posible alquilar un piso sin nómina. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hay leyes establecidas por el Estado para regular este tipo de contratos y proteger tanto a propietario como a inquilino.

La ley sobre el alquiler sin nómina

De acuerdo con la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), los propietarios no están obligados a exigir la presentación de la nómina como garantía del cumplimiento del contrato. Esto significa que los arrendadores tienen la libertad de exigir otras formas de garantía o incluso decidir no exigir garantías si así lo desean.

Además, el arrendador no tiene permitido pedir cantidades adelantadas por encima del mes de fianza establecido en el contrato ni cobrar gastos adicionales por servicios básicos como agua, luz o gas natural.

Trucos para alquilar un piso sin nómina: alternativas a la nómina

alquilar piso sin nomina
Primer plano de una mujer pulsando una calculadora para revisar y resumir el coste de los préstamos hipotecarios para planes de refinanciación, concepto de estilo de vida.

Aunque no se disponga de un salario fijo, existen varias alternativas para demostrar tu solvencia económica y así conseguir alquilar tu vivienda ideal:

1. Presentar una fianza

Una opción es presentar un avalista o fianza solidaria que se haga cargo del importe total del contrato si el inquilino incumple sus obligaciones económicas durante el periodo establecido en el mismo. El avalista será responsable ante el propietario por cualquier impago realizado por parte del inquilino durante toda la duración del contrato.

2. Demostrar tu solvencia como autónomo

Si eres autónomo y quieres demostrar tu solvencia económica, debes presentar documentación acreditativa como facturas emitidas o recibidas durante los últimos meses o extractos bancarios donde se reflejen ingresos periódicos superiores a los gastos mensuales estimados para cubrir las cuotas del alquiler.

3. Solicitar un aval bancario

Otra opción es solicitar un aval bancario que cubra hasta 6 meses del importe total del contrato y ofrecerlo junto con otros documentos que demuestren tu solvencia financiera como extractos bancarios, declaraciones juradas u otros documentos oficiales relacionados con tus ingresos periódicos. El banco será responsable ante el propietario por cualquier impago realizado durante toda la duración del contrato.

4 Documentos que pueden presentarse en lugar de la nómina

Además de lo mencionado anteriormente, existen otros documentos oficiales que sirven como sustitutivos a la nómina y ayudan a demostrar tu solvencia financiera: certificados laborales donde consten tus ingresos anteriores; declaraciones juradas; extractos bancarios; certificados académicos; etcétera… Todas estas pruebas ayudan a demostrar tu solvencia financiera ante el propietario y te permiten acceder a tu vivienda ideal sin necesidad de presentar la nómina como garantía.

¿Qué requisitos hay que cumplir para alquilar un piso?

Real estate agent hand over the house keys to the customer for a house sale agreement the contract was signed at the office.

Paralelamente a lo mencionado anteriormente hay otros requisitios necesarios para acceder al mercado inmobiliario:

1. Solvencia económica

Debes demostrar que tienes los recursos suficientes para hacer frente a los pagos mensuales del alquiler sin problemas. Esto significa que debes presentar documentación acreditativa de tus ingresos periódicos y/o garantías (aval bancario, fianza solidaria, etcétera) que sean suficientes para cubrir el importe total del contrato.

2. Garantías

Además de la solvencia económica, el propietario puede exigir una serie de garantías adicionales como un seguro de hogar o una fianza solidaria para asegurarse de que el inquilino cumplirá con las obligaciones establecidas en el contrato durante toda la duración del mismo.

¿Cómo saber si una nómina es falsa?

Si el propietario sospecha que la nómina presentada por el inquilino es falsa, puede solicitar al banco donde fue emitida un certificado oficial donde consten los datos del titular y la cuenta bancaria asociada a la misma. El banco emitirá este certificado sin coste alguno para el propietario y le servirá como prueba definitiva de autenticidad o no de la nómina presentada por el inquilino.

¿Cómo alquilar si trabajas en negro?

En caso de trabajar en negro, lo mejor es solicitar un aval bancario que cubra hasta 6 meses del importe total del contrato y ofrecerlo junto con otros documentos que demuestren tu solvencia financiera como extractos bancarios, declaraciones juradas u otros documentos oficiales relacionados con tus ingresos periódicos. Este tipo de avales son muy útiles para demostrar tu solvencia financiera ante el propietario y acceder a tu vivienda ideal sin necesidad de presentar la nómina como garantía.

¿Qué hacer si no tienes garantías para alquilar?

En caso de no disponer ni de garantías ni documentación acreditativa suficiente para demostrar tu solvencia financiera hay varias opciones:

1. Coste de un aval bancario de 6000 euros

El coste medio anual por un aval bancario es aproximadamente entre 600-700 €/mes dependiendo del banco emisor y las condiciones establecidas en el contrato. Si se desea obtener este tipo de aval es necesario contar con ciertas garantías previas (vivienda propia, vehículo propio, etcétera).

2. Datos que se le piden a un aval

Para solicitar este tipo de avales es necesario presentar información personal sobre ambas partes (inquilino y avalista) como DNI/NIE; datos personales; dirección; teléfono; correo electrónico; etcétera… Además, hay que presentar información financiera sobre ambas partes como extractos bancarios; declaraciones juradas; certificados laborales; certificados académicos; etcétera…

3 Qué pedir al arrendador

Si no dispones ni siquiera del aval bancario mencionado anteriormente lo mejor es buscar un arrendador flexible que te permita firmar un contrato temporal o incluso negociar directamente con él las condiciones económicas del mismo hasta encontrar un punto intermedio satisfactorio para ambas partes.

¿Cuánto tiempo se tarda en entrar a un piso de alquiler?

El plazo medio establecido por ley para entrar a vivir en un piso alquilado es 15 días desde la firma del contrato entre ambas partes (inquilino y arrendador). Sin embargo, este plazo varía dependiendo del tipo de contrato acordado entre ambas partes (temporal o indefinido) así como las condicionantes impuestas por cada parte (garantías exigidas por el arrendador o requisitos legales impuestos por ley).

¿Cuántas personas pueden vivir en un piso de alquiler?


De acuerdo con la Ley 8/2013 sobre Vivienda Protegida, los inquilinos pueden compartir su vivienda con familiares directos siempre y cuando no superen los límites establecidos legalmente: 2 personas por habitación + 1 persona extra si ésta tiene menores edad a cargo + 1 persona extra si ésta tiene discapacidad reconocida legalmente + 1 persona extra si ésta tiene 65 o más años edad cumplidos. Estableciendo así un límite máximo legalmente permitido hasta 6 personas por vivienda protegida independientemente del número de habitaciones existentes en dicha vivienda.

Total
0
Shares