The Line y las ciudades del futuro

THE LINE se denomina como una revolución de la civilización que pone a los seres humanos en primer lugar, proporcionando una experiencia de vida urbana sin precedentes y preservando la naturaleza circundante. Redefine el concepto de desarrollo urbano y el aspecto de las ciudades del futuro.
the line

La propuesta de ciudad inteligente de Arabia Saudí, The Line, parece sacada directamente de una película de ciencia ficción. Con una longitud de 170 kilómetros en medio del desierto, The Line presenta rascacielos con espejos que se elevan más de 500 metros de altura, con cápsulas voladoras de pasajeros que se deslizan entre ellos.

Las pretensiones de la ciudad proyectada son muy ambiciosas, ya que promete “eficiencias nunca vistas en las funciones de la ciudad”, según el sitio web de su promotor. Entre ellas, que los residentes puedan satisfacer todas sus necesidades diarias en cinco minutos, cero emisiones de carbono y servicios autónomos que utilicen la inteligencia artificial.

The Line sigue siendo hoy sólo una visión, pero en todo el mundo las tecnologías digitales están abriendo las puertas a las inmensas posibilidades que pueden ofrecer las ciudades inteligentes.

Un vistazo al futuro

“La tecnología digital sigue mejorando la vida de los ciudadanos y la competitividad de las ciudades en el cambiante orden mundial”, dijo Chew Men Leong, Presidente de Soluciones Urbanas del grupo tecnológico y de ingeniería ST Engineering, en su conferencia anual, Innotech 2022.

La conferencia Innotech de este año llevaba por título “Digitalizar un mundo inteligente, seguro y sostenible”. En ella, los tecnólogos debatieron sobre numerosas tecnologías digitales que sentarán las bases de las ciudades del futuro.

Una de estas tecnologías es el 5G, que cuenta con un mayor ancho de banda y una conectividad más rápida, lo que permitirá la proliferación de dispositivos del Internet de las Cosas en las ciudades inteligentes y hará que la tecnología desempeñe un papel más importante en los sistemas críticos que requieren respuestas urgentes en tiempo real, como los servicios de emergencia.

También puede permitir una mayor proliferación de robots, que ya se están convirtiendo en algo habitual en varios sectores, desde asistentes de rehabilitación en hospitales hasta acompañantes para los ancianos o guías en museos.

Ya hay ciudades de todo el mundo que están integrando estas tecnologías de vanguardia, con el objetivo de ofrecer a los ciudadanos servicios mejores y más cómodos.

En Corea del Sur, la ciudad inteligente Busan Eco Delta cuenta con casas inteligentes que llevan incorporados despertadores que te saludan por tu nombre. Mientras tanto, los urbanistas de Zúrich ya pueden utilizar la realidad aumentada para visualizar los edificios. En Singapur, el distrito digital de Punggol contará con iluminación y ascensores controlados por inteligencia artificial para mejorar la eficiencia energética.

El Gran Hermano

Sin embargo, estos avances tecnológicos van acompañados de un cierto grado de incertidumbre y escepticismo en medio de la creciente preocupación por la vigilancia y la privacidad.

“Las ciudades inteligentes no son nada sin vigilancia”, afirma David Murakami Wood, profesor de Vigilancia Crítica y Estudios de Seguridad del Departamento de Criminología de la Universidad de Ottawa. Para que las ciudades inteligentes funcionen eficazmente, las redes de sensores deben recoger información sobre casi todo lo que se pueda imaginar, explica.

Esos datos pueden utilizarse para tomar decisiones de planificación urbana, como la necesidad de ensanchar las carreteras, o alimentar tecnologías como la IA para automatizar determinados procesos. A pesar de que esa información tiene usos beneficiosos, también es muy fácil que se abuse de ella.

“La información es poder”, dice Wood. “Con esa información se pueden hacer muchas cosas buenas, malas, rentables y peligrosas. Y hay que pensar en todas esas cosas”. El problema surge cuando las ciudades que invierten en estos sistemas no tienen en cuenta adecuadamente estos factores y, en cambio, se centran únicamente en los casos de uso positivo.

Una forma en que los gobiernos pueden ayudar a proteger la privacidad de las personas es a través de la regulación. La Unión Europea, por ejemplo, implementó su Reglamento General de Protección de Datos en 2018, que requiere que las entidades que operan en los países miembros del bloque cumplan con ciertas prácticas, como la búsqueda de consentimiento explícito para usar los datos de un individuo para fines específicos.

Asegurar las ciudades digitales

La recogida generalizada de datos viene acompañada de otra preocupación: la ciberseguridad.

“A medida que nos volvemos cada vez más digitales, también nos exponemos más a los riesgos digitales”, dijo a Innotech 2022 Lim Min Kwang, director de información de la Agencia de Ciberseguridad de Singapur (CSA).

Las ciudades inteligentes son especialmente vulnerables debido a su gran dependencia del IoT, que, según Wood, suele ser “el conjunto de protocolos más inseguro”. Los dispositivos de la IO suelen ser pequeños y se fabrican para que sean lo más rentables posible, lo que hace que la ciberseguridad para protegerlos sea una idea tardía, si es que se incorpora.

En Singapur, la CSA aborda esta cuestión mediante un sistema de cibercertificación que pretende reconocer a las empresas con buenas prácticas de ciberseguridad. Sus certificados sirven como “una etiqueta visible para reconocer a las empresas que han aplicado buenas prácticas de ciberseguridad”, dijo Lim en la conferencia. De este modo, los usuarios pueden sentirse más seguros sabiendo que los dispositivos que utilizan y colocan en sus hogares tienen un nivel básico de seguridad que se ajusta a las directrices nacionales.

Las ciudades no son sólo para los ciudadanos

Las Naciones Unidas calculan que el 68% de la población mundial vivirá en zonas urbanas en 2050, es decir, 2.500 millones de personas más, de las cuales no todas serán ciudadanos de los países en los que residen.

Sin embargo, muchos de los servicios digitales de las ciudades inteligentes se construyen hoy en día pensando únicamente en los ciudadanos. Por ejemplo, las medidas inteligentes de control de fronteras. El control automatizado de la inmigración utiliza a menudo el reconocimiento facial y la tecnología biométrica para agilizar el proceso de las personas que regresan a sus países de origen.

Pero para los trabajadores inmigrantes, esas mismas tecnologías se convierten en un medio de vigilancia de la seguridad, afirma Wood.

Wood señala que constantemente hay dos tipos diferentes de tecnologías de ciudades inteligentes en juego: una inteligencia empoderadora que proporciona una buena calidad de vida y una inteligencia represiva que impide que otros pongan siquiera un pie en determinados lugares.

“Lo que realmente tenemos que pensar es a quién excluyen las ciudades inteligentes”, dice. La tecnología es falible, y cuando se convierte en guardián de las ciudades, puede afectar en gran medida a la vida de aquellos a los que su diseño no favorece.

Proyecto The Line, Arabia Saudí

Por ejemplo, la tecnología de reconocimiento facial. En 2019, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología del Departamento de Comercio de Estados Unidos publicó un estudio en el que se constataba que la tecnología de reconocimiento facial funcionaba relativamente mal al analizar los rostros de minorías como las mujeres, las personas de color, los ancianos y los niños.

Este tipo de fallos en la infraestructura tecnológica pueden tener un impacto real y devastador en las personas. “Algunas personas tienen una infraestructura que les da poder, y otras están excluidas por la infraestructura”, afirma Wood. El año pasado, los conductores de Uber acusaron al software de reconocimiento facial de la aplicación de transporte por carretera de ser racista y de dejarles sin trabajo, según informó la revista Time.

El potencial de las tecnologías digitales para hacer el bien es claro, y a menudo indiscutible. Ya sea en el presente o en el futuro, las ciudades inteligentes prometen una vida mejor y más ecológica gracias a la adopción de tecnologías de vanguardia.

Pero, ¿lo que finalmente surja de todos los desarrollos que se están produciendo en la actualidad será una maravilla aumentada por la tecnología o una distopía opresivamente vigilada? A medida que los gobiernos continúan con sus planes de ciudades inteligentes, tal vez sea el momento de reconsiderar la forma de regulación que se requerirá y las prioridades que los planificadores de ciudades inteligentes deben mantener para servir mejor a todos los que llaman a las ciudades su hogar.

Total
0
Shares
Related Posts
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com