La subasta de viviendas, un auténtico reclamo para muchos compradores

subasta de inmuebles

El aumento de los precios en el mercado residencial ha provocado que la subasta de viviendas tenga cada vez más protagonismo. De hecho, aunque se trata de una alternativa poco conocida para conseguir un inmueble más barato, gracias a este procedimiento se pueden encontrar auténticos chollos.

¿Cómo participar en una subasta de vivienda?

Un piso, un terreno, un local comercial, un chalé, una oficina o hasta una plaza de garaje. Todos estos bienes son susceptibles de ser puestos a subasta si han sido hipotecados o embargados y están vinculados con una deuda que se reclama por vía judicial.

A partir de aquí, cualquier persona puede participar en la subasta de manera electrónica (dejó de ser presencial en 2015). El procedimiento es tan simple como entrar y registrarse en el portal público de la Agencia Estatal del BOE. Es en esta web donde encontrarás un listado de los inmuebles por los que puedes pujar en cualquier punto de la geografía española.

Por otro lado, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, más conocida por su acrónimo Sareb, también pone a disposición de los usuarios una plataforma online para localizar inmuebles que se subastan como garantía de un préstamo de la entidad. Ahora bien, para formalizar la puja siempre deberás acudir al portal del BOE.

Requisitos para pujar en una subasta de vivienda

Ahora que ya sabes cómo participar en una subasta de viviendas, la buena noticia es que no existe ningún requisito que debas cumplir con anterioridad. Cualquier persona física o jurídica que lo desee puede formar parte de una subasta de este tipo, así como ver qué otras pujas se han realizado por un inmueble determinado y cuál es la cuantía más elevada.

Desde el momento en el que se publica la subasta de la vivienda, existe un periodo de 20 días en el cual es posible pujar. En este sentido, es necesario abonar el 5% del importe del precio de salida. Si al finalizar la subasta te conviertes en el mejor postor, tienes un plazo determinado para pagar la cantidad restante en el juzgado, bien en efectivo o mediante un préstamo.

Asimismo, si te adjudican el inmueble, tendrás que pagar, aparte de los honorarios del registrador y del notario, los tributos correspondientes: el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (que puede oscilar entre el 6% y el 10%, según la comunidad autónoma en la que residas) y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (0,5%).

Ventajas de las subastas de viviendas

Como ya hemos dicho, el principal beneficio de adquirir una vivienda en una subasta judicial es el precio, que suele ser entre un 30% y un 50% inferior al del mercado.

Otra de las ventajas de estos procedimientos es que no tendrás que realizar la tasación de la vivienda. Un trámite menos que, junto con la transparencia que caracteriza a este tipo de subastas y la posibilidad de hacerlo todo online, convierte la compraventa de un inmueble en un proceso menos farragoso.

Por último, un punto fuerte de la subasta de viviendas es que si no cuentas con dinero en efectivo para poder realizar el abono del precio final, siempre puedes solicitar un crédito. Además, si la vivienda proviene de una entidad bancaria, podrás obtener una financiación por encima del 80% y condiciones más ventajosas debido a la urgencia de los bancos por deshacerse de estos bienes.

Inconvenientes de las subastas de viviendas

Entre los inconvenientes de las subastas de viviendas, encontramos la falta de información sobre el inmueble antes de pujar. Por ejemplo, a pesar de que el BOE publica todos los datos registrales, no podremos ver imágenes del activo ni sabremos si alguien sigue viviendo allí o tiene deudas con la comunidad de vecinos.

Otros problemas añadidos son:

  • El poco margen de tiempo que el juzgado ofrece a los adjudicatarios a la hora de pagar la vivienda. Deben tener capacidad económica suficiente como para afrontar el gasto en un período inferior a un mes.
  • Si recibes la adjudicación y por algún motivo la rechazas, pierdes el 5% abonado como depósito inicial (si no te la adjudican, te devuelven el importe).
  • La vivienda se entrega en las mismas condiciones en las que ha sido embargada.

Consejos para afrontar con éxito una subasta de vivienda

Si tienes claro que quieres participar en la subasta de un inmueble, lo primero que deberás hacer es empaparte bien de la normativa y asegurarte de que dispones de suficiente solvencia económica para cumplir con los plazos que marca la Administración.

Otra recomendación para saber si la subasta te conviene, es realizar varias comprobaciones adicionales a la información que encontrarás en el portal del BOE. Una de las más importantes es pedir la nota simple del inmueble en el Registro de la Propiedad para comprobar que no existen deudas.

También te aconsejamos hablar con los vecinos para recopilar información sobre el estado del inmueble y saber de primera mano si hay alguien viviendo allí. Asimismo, compara el precio del inmueble con el del mercado para fijar tu puja máxima y sacar provecho de esta modalidad de compraventa.

Total
0
Shares